¡Qué conste... son reflexiones!

Error de dedo

Sócrates A. Campos Lemus

Error de dedo

Política

Febrero 20, 2014 21:03 hrs.
Política Estados › México Ciudad de México
Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

UNO de mis queridos amigos, Alejandro, al enviar algunas invitaciones para una comida de una gran hermandad, cometió un “error de dedo”… y me pregunto ¿quién no ha cometido errores de dedo? Si hasta los presidentes de la República se han equivocado al manejarlo en la sucesión presidencial., los gobernadores, los padres cuando nombran sucesor, las hijas cuando escogen marido, los banqueros, poco se equivocan, porque siempre lo hacen en su favor, los periodistas continuamente cometemos los errores de dedo y los pagamos caro, y bueno, ya en los noviazgos y con la cachondería, hay muchas equivocaciones de dedo, por la inexperiencia de los jóvenes o de viejitos que también los tenemos, en fin , los errores de dedo son una constante en la vida política, ya vemos cómo levantan los dedos los señores diputados y senadores y, siempre la cagan… así que tener un error de tal tipo y citar, en vez del mes y día de marzo del 2014, en el año del 2114, pues es un simple error que se podría superar si algunos llegan con vida a la cita, o en vez de cantar el himno de la hermandad, cantan la danza de los viejitos, al fin que Michoacán está de fiesta y de moda.
Lo importante es para esas fechas, a lo mejor, hay licuados de Viagra, no para que esos ancianos, decrépitos y olvidadizos miembros de la hermandad se vayan cínicamente a hacer el amor, porque podrían quedar tendidos en el trance, lo deben tomar, no para esos excesos sexuales, sino para que no se anden orinado los zapatos y dando espectáculos horrendos en la pachanga programada. Nadie puede decir que no hay visión de futuro por parte de mi cuate, Alejandro, él, es un hombre maduro, sin pelo, pero esa es picata minuta, porque al final de cuentas, nadie nos puede asegurar que un buen día, los de maevans, no le atinan a la fórmula de crecimiento de pelo y podría darse la sorpresa… perderíamos, los peloncitos, nuestro atractivo de ese cuento de que los calvos somos mejores amantes, más vale pelo en cabeza que especulación que no es cierta. Nadie puede negar que se puede realizar el milagro de la vida y sostener a los viejos por muchos años, algunos futurólogos señalan que, en pocos años, se podrá prolongar la vida, porque la explotación de pocos años que hoy realizan los capitalistas es poca, pueden trabajar los muchachones hasta los noventa años, así, cuando menos, podrán ahorrar para comprar su lotecito en los panteones del Sur y adquirir una buena caja en gayoso.
La cita para el 2114 tiene varias variantes y una de ellas es que no lograrán un lleno de primera, pero podrán repartir muchas tarjetas de funerarias y hacer recordatorios de los que ya no están, con la ventaja de que no se tendrán que pagar muchas comidas. Muchos de los que están convocados a esa cita, a lo mejor lo olvidan, porque les someterá el Alzahimer a una intensa presión, y en sus casas, no les dejarán salir, a menos que existan equipos de localización de perdidos en las calles.
Y bueno, los errores de dedo, no son tan graves cuando, son a su favor, pero normalmente generan chistes de mala muerte o provocan la envidia del futuro y de los futurólogos, pocos llegan a tener esa visión de largo plazo, menos cuando se trata de amores y de relaciones sexuales, los tiempos hacen estragos y todo se acaba o cuando menos, todo se olvida o se pierde la fuerza y vitalidad…pero a lo mejor, nutribuller, puede hacer milagros con los jugos y machado de verduras… total, dicen que ya no quedan secretos por guardar, ya ven que los diputados y senadores liquidaron el famoso “secreto bancario”, y al parecer, el único que queda, es el “secreto de confesión” y en este sí que no hay marcha atrás, los señores curas no dejan este negocito por nada del mundo, porque con ello, no solamente protegen a sus violadores y a sus mecenas que aportan grandes cantidades de dinero para su cuidado y desarrollo, también protegen a los prestanombres con los que hacen grandes negocios y fortunas, tal como lo viene señalando el Papa Francisco, que bueno, cuando menos, dice lo que debe decir y tal vez pueda hacer los cambios que se propone.
El asunto es que en este error de dedo, no de voluntad, mi amigo Alejandro está sufriendo las de Caín, no sé qué significa el sufrir las de Caín, pero debe ser algo espantoso, porque no hay escritor que no lo señale como algo terrible, a lo mejor, ellos, no están convocados a esta comilona de la hermandad, no digo el nombre porque la burla sería mayor y en realidad solo nos estamos cachondeando del tema para reír un rato… que la pasen bonito si es que llegan al 2114… lo esperamos.


Ver nota completa...

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.

-