En las Nubes

El esfuerzo del periodista

Carlos Ravelo Galindo

El esfuerzo del periodista

Biografías

Septiembre 28, 2015 09:40 hrs.
Biografías Estados › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

“La nuestra es una devoción que entera al pueblo, lo que no sabe. Se lo platicamos con letras, palabras o signos. Bueno o malo. Pero es la verdad”.
A mis compañeros periodistas, reporteros, comentaristas, fotógrafos de México, que recibieron del Club Primera Plana el reconocimiento a sus años en esta profesión. Amigos de toda la vida. Ellas y ellos que juntos recorrimos el mundo en busca de la verdad para los periódicos, radio o televisión, un abrazo por sus veinticinco, o más en esta oficio.
A todos, este relato que es la maravillosa forma de representar una de las lecciones más valiosas que aprendemos en el camino de la vida. En la que quisiéramos pasar sin preocupaciones ni problemas.
Demostrará que las dificultades de la vida pueden volverse positivas si decidimos aprender de ellas. Utilizarlas para fortalecer el espíritu:
Un hombre caminaba por un sendero cuando, de repente, se encontró con una mariposa a punto de salir del huevo. El hombre se sentó en ese lugar a observar por horas cómo la mariposa luchaba para salir del pequeño agujero.
Llegó un momento en que la oruga, a pesar de su esfuerzo, no avanzaba nada. Parecía que había llegado a un punto en que ya no podía adelantar más. Entonces el hombre decidió ayudar a la oruga. Agrandó el agujero. La mariposa salió sin dificultad.
Pero su cuerpo era débil, las alas no estaban desarrolladas y las patitas no la sostenían.
El hombre continuó observándola en espera que, en cualquier momento, la mariposa se lanzara a caminar y emprendiera el vuelo a través de las flores. Pero nada sucedió. La verdad es que la mariposa pasó toda la vida arrastrándose, incapaz de elevarse y emprender el vuelo.
El hombre, que con toda su buena voluntad quiso ayudar a la mariposa, no entendía que al hacer ella gran esfuerzo para atravesar el pequeño agujero, los jugos vitales se distribuían y extendían por las partes del cuerpo que requerían fortaleza para volar.
Al pasar el agujero sin ese esfuerzo, las alas no recibieron la sustancia necesaria.
Este ejemplo tan sencillo demuestra que algunas veces, el esfuerzo y la dificultad son necesarios.
Si el Creador permitiera pasar nuestras vidas sin obstáculos quedaríamos débiles. No ser tan fuertes. Nunca llegar a volar.
Pedimos fuerza. Entregó la dificultad para lograrlo.
Sabiduría. Creó problemas por resolver.
Prosperidad. Dio inteligencia y músculos para trabajar.
Coraje. Puso obstáculos para superar.
Amor. Presentó a personas con problemas a quienes ayudar.
Favores. Y llegaron las oportunidades.
Muchos podremos decir: “Yo no recibí nada de lo que pedí. Pero obtuve todo lo que necesitaba”.
Vive tu vida sin miedo, enfrenta todos los obstáculos y demuestra que puedes superarlos. Al fin y al cabo, aquellos te darán fuerza para lograr cualquier circunstancia de la vida.
Es tan difícil hacerlo fácil, pregúntate.
craveloygalindo@gmail.com


Ver nota completa...

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.

-