LECTURA POLÍTICA

Disputa por el senado, nueva pugna en el PRD

Noé Mondragón Norato

Disputa por el senado, nueva pugna en el PRD

Periodismo

Junio 15, 2015 22:11 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Noé Mondragón Norato › guerrerohabla.com

Eliminado de la competencia por el gobierno estatal el pasado 7 de junio, el PRD enfrenta ahora, un escenario demasiado complicado en la ruta de reposicionarse para disputar la elección de 2021. Es decir, cuando el priísta Héctor Astudillo Flores, concluya hipotéticamente –porque como ha ocurrido con otros gobernantes, nadie puede asegurar que cierre felizmente su periodo como gobernante,- la enmienda política que le fue conferida. Y se parte de la elección presidencial de 2018, para ubicar qué personajes aparecen en la lista de candidatos a senadores por el partido del sol azteca. Aparecen ahí solo tres posibles nombres: el del rector de la UAG, Javier Saldaña Almazán, el edil electo de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre. Y la ex candidata a gobernadora, Beatriz Mojica Morga. Basta con atar los cabos.
DERROTA Y REPOSICIONAMIENTOS.- Una vez configurado en nuevo mapa del poder guerrerense, asomarse al interior del PRD da pena. Es deprimente. Porque de entrada, se observan incipientes liderazgos ya chamuscados y bastante desgastados, que no podrían competir en la prospectiva del poder, para la elección federal de 2018. Porque irían solo al aseguramiento de la derrota. Y a exaltar el ridículo. El pulso lo dice todo: 1.- Al interior de las tribus, corre fuerte la especie: con su derrota electoral reciente, la ex candidata del PRD a gobernadora, Beatriz Mojica Morga, aseguró su pase a la curul por el senado en 2018. Es decir, se instaló en automático, en la ruta de perder ganando. Porque con los votos obtenidos en el proceso electoral del 7 de junio pasado, la tribu los chuchos de Nueva Izquierda (NI), evaluaría que la figura de Bety ya quedó posicionada en el ánimo de los votantes. De alguna u otra forma, ganó un plus electoral. Y por simples valores entendidos, trataría de exprimirlo saltando de nueva cuenta, a la competencia en urnas por el senado. Para quedar perfilada a la competencia por segunda ocasión, por el gobierno estatal en 2021. Todo estaría bien sino es porque tendrá que sortear airosa, un pequeño detalle: su probable postulación por el senado, implicaría enfrentarse interna e irremediablemente por esa codiciada curul federal, a otro aspirante de su misma tribu: el alcalde electo de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre. Es en este punto donde asomarían de nueva cuenta, las rupturas perredistas que se miden con altos costos políticos. 2.- Tronados y diezmados sustancialmente, los liderazgos de los perredistas Sebastián de la Rosa Peláez de Coduc-NI; de David Jiménez Rumbo del Grupo Guerrero (GG); y de Víctor Aguirre Alcaide de Unidad de Izquierda Guerrerense (UIG), el único sobreviviente de los otrora llamados “Cuatro Fantásticos” (versus Malignos), sería justamente el alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, de la tribu Nueva Mayoría (NM). Y aprovechando justamente esa coyuntura, Evodio se instalaría en la ruta de disputar no una candidatura a diputado federal –porque además, ya asumió como tal-, sino la de Senador. Y sería ahí donde chocaría inevitablemente y en la pugna de intereses, con Beatriz Mojica. 3.- Como el fiel de la balanza aparecería entonces, el actual rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), Javier Saldaña Almazán, un personaje que ha cosechado grandes logros para la Universidad en el plano de los posicionamientos, las competencias y las calidades académicas, en el plano nacional. Y ha logrado tender acuerdos con varias organizaciones sociales e institucionales con el fin de darle impulso justamente, a la UAGro. Es decir, cuenta con altas plusvalías académicas, de movilidad, operación y de gestión que ofertará llegado el momento y la explotación de la coyuntura. Además, porta una etiqueta política inmejorable: la de aspirante ciudadano. De hecho, en el pasado proceso electoral, Saldaña Almazán se abrió para ser postulado como posible candidato a gobernador, por cualquier partido político. Es decir, asumió públicamente no contar con militancia partidista alguna. Y es esa en estos tiempos de agudas crisis partidistas, una membresía político-electoral de singular y alto valor social. Además, el escenario será elocuente para dicha efeméride electoral: el PRD está obligado a renovarse y oxigenarse con cuadros que no proyecten desgastes ni cuestionamientos severos. Porque no son garantía de triunfo electoral. Saldaña aprovecharía ese resquicio para fortalecer sus aspiraciones. Y el PRD esta vez, estaría obligado a regresar la vista hacia él. Sencillamente, porque el horno político amarillo no está para bollos.
HOJEADAS DE PÁGINAS…La lección política que no termina de asimilar el ex candidato del PRD y de la tribu Grupo Guerrero (GG) a la alcaldía capitalina, Antonio Gaspar Beltrán, está relacionada con las lealtades políticas: el gobernador electo, Héctor Astudillo le cobró la factura política. Y junto con el edil capitalino, Mario Moreno Arcos, cerraron filas para no dejarlo pasar. Así, el edil priísta electo, Marco Antonio Leyva Mena, y los diputados locales por los distritos uno y dos, no ganaron por su amplia base electoral, sino porque justamente las estructuras de Astudillo y Mario, los hicieron ganar. A ellos les deben el triunfo.
dragonato@hotmail.com


Ver nota completa...

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.

-