¿QUÉ ME TRAJERON LOS REYES MAGOS?

A TRAVÉS DE LA MÚSICA

Pablo Queipo V.

A TRAVÉS DE LA MÚSICA

Espectáculos

Febrero 07, 2019 17:56 hrs.
Espectáculos Nacional › México Ciudad de México
Pablo Queipo V. › Libertad de palabra México

Desperté casi al rayar el alba este pasado 6 de enero para correr hacia el árbol de navidad y ver si los Reyes Magos se habían acordado de este su humilde servidor y seguidor por más de medio siglo. Busqué afanosamente y ahí, recargado sobre el tronco del árbol se encontraba un regalo con mi nombre escrito sobre una tarjetita.

Deshice el moño, rompí el papel envoltorio y liberé su interior ¡era un disco compacto! (Ya sabía que era un cd, pero pues para qué perder esa emoción primigenia de averiguar qué es lo que me habían dejado).

La portada es negra y sus letras en gris, al igual que las fotos de la chica muy vintage que aparece como en espejo, es decir, dos veces. Con unas letras muy retro se lee perfectamente el nombre de la banda, BLACK ELEPHANT.

Me dirigí al aparato de sonido, coloqué el cd en la charola y aguardé a que comenzara la música... ¡Pasmoso! ¡Grandioso! ¡Enérgico! ¡Rock directo, sin escalas, entre ceja, oreja y media madre!

Hacía años, desde que descubrí a la banda canadiense Monster Truck, que no me emocionaba tanto con una agrupación, una que me moviera las entrañas violentamente.

Pensé al quedar pasmado oyendo las primeras notas del enérgico rock que ejecutaban: <¡Que chingón tocan! Seguramente son de la costa californiana sin duda>. Pero estaba completamente errado, al investigar me di cuenta que en Italia no sólo existen las bandas de progresivo más finas sino que además es casa de BLACK ELEPHANT.

Vieron la luz en el 2010, en la ciudad de Savona. Cuatro son lo que la conforman: Alex Barbanera, es la voz principal, guitarra líder y con facha de leñador mal pagado y venido a menos que no veas. Max Satana es la guitarra rítmica, utiliza una Gibson Flyin’ B y sí, la hace volar, soportando los embates de Alex. En el bajo Fender se encuentra

(para no variar en casi todos los bajistas de rock) el tranquilo y casi nerd IL Collonedo. Y tras una batería estándar, sin mucha parafernalia pero con una energía demoledora Dany Castigo.

Tienen en su haber tres producciones: "Spaguetti Cowboy" (2012), "Bifolchi Inside" (2014) y la que nos ocupa, "Cosmic Blues" de 2018. Joya sin duda que será descubierta por los cientos de miles de fans adoradores de agrupaciones como Monster Truck, Black Stone Cherry y Five Dead Punch, entre otros.

"Cosmic Blues" regresa en el tiempo, nos transporta a la era ácida del sonido rocanrolero que se daba en San Francisco, Los Angeles y en algunas regiones de Alabama a final de los 60 y primeros años de los 70.

Diseccionando el trabajo de la banda, iniciemos hablando del corte 1 llamado así Cosmic Blues. La intro de la guitarra acompañada de la pesadez de la batería son sin duda el preámbulo de lo que está por venir, uno lo espera sin bajar la guardia, y así sucede, al poco tiempo la voz de Barbanera y el gemir de su lira hacen que involuntariamente comience uno a sentir que la tierra se mueve y que con los subsecuentes tracks algo bueno vendrá.

Y así sucede... El corte 2 llamado Helter Skelter (nada que ver con el de los Beatles), es un puñetazo demoledor, el compás clavado y tradicional del rock, el de 4/4, es manejado con una exquisitez rugosa y áspera. Los riffs y los pasajes musicales nos hacen de vez en vez ver entre sus notas la herencia de Blue Cheer, Cactus y los inicios netos y verdaderos de Aerosmith.

El 3 se titula Chase Me y el wah wah de Barbanera es el perfecto preámbulo para saber que uno no se equivocó al escucharlos ¡carajo! ¡Que buena banda!

Y luego el track 4, el cual, a mi parecer es el mejor, Walking Dead. Una vez más Barbanera con un riff agudo y muy rítmico, abre la compuerta a una cascada enérgica de ritmos rocanroleros que en verdad no dejan un resquicio de duda que BLACK ELEPHANT debe ser mundialmente reconocido ¡Por Dios!

El distor suena amenazante y muy revival en Baby Eroina, para luego dar rienda en una cadencia rocanrolera sublime al beat y a la voz que posteriormente se escucha, soportando todo el peso el bajo de Collonedo. ¡Carajo! Si fueran norteamericanos o británicos serían un fenómeno actual, quizás y me atrevo a escribirlo, mayor al de Greta Van Fleet.

Cosmic Blues For Solitary Moose, es éso... ¡Un blues con toda la barba! Un blues que The Big Brother And Holding Company fácilmente la podían haber firmado como de ellos. Sólo esperaba que en cualquier momento se escuchara la inmortal voz de Janis Joplin acompañando las notas quejumbrosas y casi palpables de este rolota.

Y para finalizar el viaje, Inno. Ésta mantiene el nivel rocanrolero de la producción hasta el tope, Barbanera hace la intro con una voz muy ad-hoc para el perfil de la banda, para luego caer en la vorágine de la barbarie melódica realizada por los tres miembros restantes. Sin duda que hay que mencionar al baterista Castigo ¡es un metrónomo viviente! Sin el abuso de los redobles o doble pedal (el cual no posee, afortunadamente), hace que BLACK ELEPHANT navegue de a pechito por las carreteras rocanroleras de los 60’s y 70’s.

Sólo me resta darle las gracias a Melchor, Gaspar y Baltasar por el regalo ¡se nota que les late el buen rock! Y espero fervientemente que BLACK ELEPHANT traspase las fronteras europeas y también sean reconocidos y sí, ¿por qué no? Venerados en esta lado de Atlántico.

Los hacedores del rock clavado y sin tanto rebuscamiento pueden estar tranquilos, BLACK ELEPHANT es un embión que mantendrá viva la flama del rock hecho con el corazón y con los huevos...

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


-